Mitos sobre la felicidad

woman talking on phone
Photo by rawpixel.com on Pexels.com

¿Te has preguntado qué es la felicidad? ¿Cómo conseguirla? ¿Ves gente “feliz” en las redes sociales y los envidias? Entonces, estás en busca de la felicidad porque consideras que no la tienes. Has pedido consejos, leído libros de auto ayuda, que no te han ayudado, y has tratado de cambiar cosas en tu vida para ser un poco más feliz. Aun así, te preguntas: “-¿Por qué no soy feliz?“.

Cada persona es diferente, sonríe y se enoja por motivos diferentes. Unos son felices con casarse y tener familia, mientras que para otros es motivo de infelicidad. Hay personas que son felices estando en grupos de personas o amigos, otros recargan pila estando solos. Hay personas felices por tener muchos likes en sus redes sociales, cuando otros buscan alejarse de éstas. No existe una fórmula única para la felicidad, así como no existe un solo tipo de felicidad.

black and white blank challenge connect
Photo by Pixabay on Pexels.com

Somos seres tercos, buscamos lo que queremos donde no lo hay, o donde es escaso. Buscamos a alguien que nos ame, pero volteamos la mirada de aquellos que ya lo hacen. Cuando añadimos los deseos desorbitantes, genéricos, abstractos y ambiguos, el camino se vuelve más complicado de lo que debiera ser. Por ello, el primer mito de la felicidad que necesitamos desaparecer, es la creencia de que la felicidad es un estado permanente o de larga duración. Se confunde la felicidad con la tranquilidad. Una persona puede aprender a permanecer tranquila, a pesar de dificultades que se presenten. La felicidad se compone de momentos, instantes, y son temporales y fugaces. Cuando estos instantes son continuos, parece que la felicidad dura más tiempo, pero siguen siendo una suma de momentos.

close up photo of watercolor palette
Photo by Deeana Creates on Pexels.com

¡Cuidado! No estoy diciendo que toda la vida es horrible y un estado de depresión. Aunque debo admitir que los estados tristes pueden durar más que un instante. Sin embargo, entre estados felices y tristes es donde se vive la mayor parte de la vida. En medio, en una escala de grises de múltiples tonalidades. ¿Por qué hay mas momentos tristes, que felices? Simple. Tiene que ver con algo que conferencias de liderazgo dicen (aunque parafraseado por mi) respecto al establecimiento de metas: Si te propones a hacer algo que sea irreal o que vaya más allá de tus capacidades actuales, de seguro caerás. Si te propones ser feliz todo el tiempo, cualquier cosa que suceda que no consideres felicidad, te hará creer que fallaste y la frustración será mayor. Pero si te enfocas en disfrutar los momentos felices, y dejas pasar los otros, notarás que la balanza comienza a moverse.

La felicidad no se compone de lograr grandes cosas o demostrarle algo a otros. Se trata de sentirte satisfecho y a gusto con lo que has logrado, y curiosear qué hay más allá. Una persona muy ambiciosa no tiene tiempo para detenerse a admirar sus logros. Puede conseguir mucho, pero le parecerá nada. Otra persona puede lograr poco, pero disfrutarlo más tiempo del debido, se estanca y pierde momentum (impulso) para continuar con otras cosas. Descansa, disfruta y admira lo que sí has hecho, y después levántate y anda al siguiente paso. Las cosas sencillas son más fáciles de conseguir y no pueden traer satisfacciones mayores, como: Platicar con un amigo y darle consejo, ir a ese evento al que tanto deseas asistir, prestar o pedir un hombro para llorar, sonreír a una persona que te preste un servicio o a un ser querido; éstas cosas son pequeñas y sencillas, y te hacen sentir un poco mejor.

man wearing black and white stripe shirt looking at white printer papers on the wall
Photo by Startup Stock Photos on Pexels.com

¿Qué recomiendo que hagas? Piensa en cosas que ya hayas hecho y que te ayudaron a sentirte un poco feliz y has más de eso. Si quieres probar cosas nuevas, empieza con cosas pequeñas. Presta atención a aquellos momentos felices y observa lo qué tú hiciste para que sucediera. Sé honesto contigo mismo, si no te gusta lo que estás haciendo, intenta algo diferente, un poco a la vez. Para terminar, acepta la temporalidad de los momentos felices, abrázalos y disfrútalos en ese momento, antes de que se vaya.

Espero hayas disfrutado esta corta lectura. Deja un comentario, un me gusta, sigue el blog y/o compártelo con alguien. Pero más que nada, espero que regreses a leer algún otro artículo. Te doy un afectuoso abrazo y las gracias por estar aquí.

MTF, Lic. César Guerrero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s