SECTAS QUE SE HACEN PASAR POR COACHING: VACÚNATE

photography of a person pointing on something
Photo by Lukas on Pexels.com

Antes de iniciar mis estudios universitarios me vi envuelto en una pequeña empresa que se encargaba de promocionar y mover productos cosméticos. No, no fui cosmetólogo, yo llevaba a uno para que mostrara los productos, mientras yo organizaba algún evento y me encargaba de comprar y revender los productos. Cuando estuve en este lugar, un compañero dio mi número de contacto a otra empresa con un modelo de negocio similar, pero esta vendía purificadores de agua. Ambas manejaban un formato multinivel, en el que no me enfocaré por el momento.

¿Por qué rayos me fui por una tangente tan aparentemente pronunciada? Bueno, es por el formato de venta con el que te introducían en su mundo y provocaban que les dieras dinero para permitirte ser parte de su “afamado” clan. Todas las que he conocido tienen el mismo formato. Sea venta de oro, certificados, platicas motivacionales, talleres de superación, seminarios de empoderamiento, coaching empresarial para emprendedores, entre otras; éstas son las que me he topado yo.

He tenido uno que otro paciente que “me pide permiso”, no que lo necesite, para acudir a alguno de esos eventos se superación personal. Mi respuesta era: “Si quieres ir, ve. Te dirán lo mismo que ya estás trabajando aquí y te cobrarán más caro que yo”. La parte irónica es que, luego de ir, me comentaban que tenía razón, que no les habían dicho nada nuevo ni interesante.

Permite que explique la relación entre estas sectas y la razón de que mis pacientes no caían en la trampa. El modus operandi de estas sectas siguen los mismos pasos de un lavado de cerebro. Las personas interesadas, que van a escuchar es el primer punto, son personas que sienten no tener estabilidad económica, que aspiran a lograr y ganar mucho, y que, en cierta forma, se han sentido frustrados o decepcionados con su vida. Aclaro que no todos caen en la trampa, y el nivel intelectual no tiene nada que ver con ello. Es más el estado emocional, que el intelectual.

man jumping over white fence
Photo by Ady April on Pexels.com

El segundo paso es iniciar con mucho ruido y energía “positiva”, con una persona que viste bien, es agradable a la vista y utiliza “las poses de poder” del lenguaje no verbal (manos estiradas hacia arriba o posicionadas en la cintura). Sirve como un establecimiento de dominio y poder sobre los asistentes. El ruido y energía acalla tu pensamiento, mientras eres bombardeado visualmente por aquello que aspiras y te gustaría tener o hacer.

person holding string lights photo
Photo by David Cassolato on Pexels.com

Con tu cerebro ya en silencio, es hora de iniciar el mensaje “lavativo”. Es muy particular. Te dicen lo que pudieras ganar y tener. Hago énfasis en la palabra “pudieras”. Te muestran y cuentan de todos los casos de éxito que han surgido antes que tú. Claro, todas estas personas no son más que el creador de dicha farsa y sus “apóstoles”. Te muestran fantasías que has tenido por años y te dicen que es posible que sea tuyo. Todo este diálogo está embebido por frases motivacionales que te llenan de energía que no has sentido en mucho tiempo, o, tal vez, nunca. Este paso toma casi la mayor parte de la plática inicial.

close up of water splashing in drinking glass
Photo by Pixabay on Pexels.com

Ya que estás sediento de todo lo que te mostraron, viene el punto final. Ofrecerte unas gotas de agua a un precio muy elevado. Puede ser que tengas que comprar un “paquete especial” de sus productos, pedirte un “donativo” para demostrar lo leal que serás al método, vender tu posesiones, vaciar tus cuentas o poner todo a su nombre. Literalmente, estamos hablando de una postura de sumisión total hacia ellos. Cada vez que accedes a algo, te lo aplauden a lo grande y luego dicen: “Pero aun puedes llegar más alto”. Aquí entramos en un condicionamiento pavloviano de lo más puro. Te doy reconocimiento y afecto para que sigas haciendo más de lo que se te pide.

Sigue el último paso, y la razón por la que se ha popularizado tanto este tipo de sectas. El efecto cadena. Te hacen llevar a tus amigos y familiares con tal de que ellos también sean parte del grupo. Entre más lleves, más “amor” recibirás. Este paso tiene dos funciones muy particulares: por un lado, algunos accederán a hacerte caso, ya sea porque cumplen con los requisitos que mencioné al inicio, o por cariño y respeto a ti. Por el otro lado, se empezarán a alejar de ti al sentir que son presionados en exceso. Esto sucederá más con las personas que no cumplan dichos requisitos y se den cuenta de que “algo no está bien”.

man in red crew neck sweatshirt photography
Photo by bruce mars on Pexels.com

¿Por qué hablo de esto y qué relación tiene con lo de mis pacientes? Una razón muy particular. Una vez que ha caído en una de estas sectas y ha salido, luego de limpiar la zona de desastre que quedó, se vuelve muy difícil volver a caer. Sí dicha zona de desastre no fue tan desastrosa, es posible volver a caer. Pero cuando uno ya tiene el conocimiento de cómo funciona y cómo pasan las cosas, es como recibir una vacuna, tal vez no detenga por completo la enfermedad, pero ayuda más de lo que uno puede imaginar.

Espero te haya sido de utilidad lalectura. No olvides dejar un “Me gusta”, algún comentario o seguir este sitio para recibir notificaciones cuando suba nuevos post. Comparte con gente que lo necesite. Abajo están los botones para compartir por distintos medios.

Espero tenerte de vuelta, mi estimado lector.

MTF, Lic. César Guerrero

Anuncios

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s