Celos: Cuando la necesidad hacia otro es demasiado.

infidelity-379565_640

Ese tema tan importante para muchas parejas, que a muchos vuelve “locos”, frustra a otros y atormenta a los demás. Por lo general se conoce como los pensamientos y conductas “patológicas” de desconfianza y posesión excesiva hacia otra persona. Sin embargo, si eres un lector ávido de este blog, sabrás que me gusta interpretar las cosas mediante una integración y un pensamiento diferente. Con una “advertencia sarcástica” te diré: “Continua leyendo bajo tu propio riesgo”.

No es raro que al realizar un análisis de una persona con celos, se identifique que esos sentimientos y conductas de desconfianza hacia otros, especialmente hacia la pareja, como una forma de desconfianza en uno mismo y una baja autoestima. Como dicen: “Es más fácil ver los problemas de otros que los de uno mismo” o “Es más fácil echarle la culpa a los demás”. Aplica algo muy similar para el caso de los celos. Es más fácil, menos amenazante o menos dañino para nuestro ego, el desplazar nuestros propios sentimientos negativos hacia alguien más, culpándole sobre nuestra desdicha. Exigirle a tu pareja sus cuentas y contraseñas de correo y redes sociales, por temor a que esté hablando, coqueteando o “quedando” con alguien más. Revisar su teléfono celular en busca de mensajes y/o fotografías culpabilizadoras. Molestarse cuando tu pareja ve, habla o saluda a alguien más. Impedirle que salga con sus amigos y/o se relacione con ellos diciendo algo como: “No es que no confíe en ti, no confío en ellos”. En el caso de las mujeres que se ponen celosas y se molestan cuando su pareja (hombre) se despierta photo-booth-748515_640con una erección, piensan que soñó con otra. Hombres que celan a su pareja (mujer) cuando se viste de cierta manera porque perciben que es para coquetear con otros. En el caso de parejas homosexuales, pueden aplicar los mismos casos dependiendo de la situación. Casos un poco más extremos son los de aquellas parejas que terminaron la relación, recientemente o incluso pueden haber pasado años, siguen manteniendo el contacto, acosando, reclamando a su ex. Incluso pueden llegar a entablar contacto con la nueva pareja o pretendiente para asustarlo o agredirlo. Aquí se llega al pensamiento de: “Si no es mío, no será de nadie”. El problema con este pensamiento es que puede llegar incluso a la agresión física grave o muerte de la pareja, del pretendiente o nueva pareja, e incluso, al suicidio. Ahora veamos todos estos comportamientos con una visión diferente.

Una persona que tienes pensamientos o conductas de celos tiene miedo a “estar solo” y/o no puede o quiere aceptar la idea de que la otra persona no desea estar con él o ella. Rechaza con todas sus fuerzas estas ideas, peroportrait-119851_640 cuando tiene una baja autoestima y se percibe como inferior a otros, terminará cayendo en una desesperación, la cual, lo llevará a hacer lo posible con tal de no pensar o sentirse así. Pero como la persona no confía en sí misma, en vez de enfrentar sus propios “fantasmas”, buscará reafirmar su confianza en sí mismo a través de la otra persona. Para esto comenzará con las conductas y pensamientos planteados con anterioridad. El problema es que todas esas conductas y pensamientos de celos, aun cuando busquen la reafirmación y confianza en la pareja y en uno mismo, lejos de hacerlo, provocarán el efecto contrario. La frase que dice: “El que busca, encuentra”. Aplicará en cierta forma, permíteme explicarlo. Todas esas conductas e ideas de celos, programan la mente a buscar refirmarse. Te propongo observar una pared texturizada, una superficie “marmoleada” o las vetas en la madera y busca un rostro. ¿Lo encontraste? Bien. La razón por la que fuiste capaz de verlo fue porque era lo que estabas buscando y, aun cuando no exista, lo encontrarás. Si gustas puedes decir: “Pero el haber buscado esos mensajes de infidelidad resultó en encontrarlos. Eso significaría que la desconfianza estaba justificada”. Sí y no. Cuando una persona siente y/o muestra desconfianza hacia su pareja, ésta lo resiente. Comienza a sentirse “sofocada” por la relación, siente que no confían en uno y se vuelve sencillo buscar a otra persona que muestre interés o confianza en uno. En otras palabras, esas conductas e ideas de celos, poco a poco llevan a la pareja a buscar a alguien más que le proporcione dicha confianza. Lo que se trataba de evitar con esas conductas de celos, terminaron por provocarlo. Por otroman-390339_640 lado, hay personas que “son fieles hasta la muerte” –en sentido figurado—y que a pesar de la presión que se les impone por los celos de su pareja, se mantienen buscando la manera de que ésta confíe en ellos, pero al no resultar, después de cierto tiempo, deciden terminar su relación, a lo que la pareja con celos, reaccionará diciendo que los dejaron para irse con alguien más, como una forma final de defender su ego. Pueden tratar de mostrarse y prometer que ya han cambiado y que las cosas serán diferentes, con tal de que la pareja regrese, solo para darse cuenta que no fue así. Hay también otros casos, que no mencionaré para dejar que tú seas quién los reflexione. Toma en cuenta que no todo lo que escribo y describo tiene que ser exactamente así ya que existen muchas personas diferentes.

Una pregunta que le hago a todas aquellas personas que tiene celos, aunque no a todos les sirve, es: “Si tanto desconfías de tu pareja, ¿para qué estás con ella?”. Con otras personas se vuelve necesario trabajar con su autoestima para ayudar a reducir estos sentimientos que terminan dañando más a la persona que a la pareja. Como mencioné, las personas que buscan elevar la confianza de su pareja para que no tenga tantos celos accediendo a sus demandas, lejos de ayudar, terminan aumentando el problema. Al final del día, los celos se muestran como una conducta y pensamientos desesperados e infructuosos por proteger a la pareja y mantener una relación sana. El problema real, es que esos pensamientos y conductas aumentan a un grado que lejos de conseguirlo, lo impiden. Recuerdo un proverbio Chino que dice: “Uno encuentra su destino, en el camino que toma para evitarlo”.

Aún hay más que abordar en este tema, pero por el momento será suficiente. Espero hayas disfrutado la lectura y te sea de utilidad, aunque sea un poco. Muchas gracias por quedarte y prestar tu atención a estas palabras. Comparte la información con alguien más, sobre todo, si crees que pueda serle de ayuda. Deja un like o un comentario si lo deseas. Espero regreses pronto.

Mtro. César Guerrero. Psicoterapeuta.

Anuncios

6 comments

  1. Entonces a la frase ” el que busca encuentra”… pero sería algo así como “encuentra algo que él/ella misma generó desde hace tiempo”
    ¿O me equivoco?

    Me encantan los artículos, gracias por compartir
    saludos

    Me gusta

  2. Esta muy buena la pregunta: “Si tanto desconfías de tu pareja, ¿para qué estás con ella?” creo que me sera de utilidad algùn dìa, y el provervio chino, ya o habìa escuchado en alguna ocasiòn, no obstante queda muy bien en este artìculo.

    Me gusta

  3. Tengo una pregunta, si lo que se encuentra son cosas que existieron en un pasado, ?? por ejemplo fotografías, cartas, etc…y la persona siempre lo negó, y dijo no saber que había sido de su vida…sin embargo siempre se mantuvo al tanto ….

    Me gusta

    1. Cuando hablamos de una incongruencia como la que mencionas, le corresponde a cada persona decidir si continuar con la relación o no. Para la persona que lo hace, tendrá que decidir cuántas puertas del pasado desea tener abiertas. Entre más puertas haya, más distracciones habrá hacia la relación actual.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s