Las historias de nuestra vida: Problemas y Soluciones.

pocket-watch-598039_640

Sin ánimo de imitar a Silvia Pinal y su viejo programa de “Mujer: Casos de la vida real”, el “Show de Jerry Springer” o todas las variantes de programas similares; me parece un buen momento para que hablemos sobre las historias de nuestra vida, las que nos contamos a nosotros mismos y las que les contamos a los demás. ¿Alguna vez has pensado que en dichas historias se pueden encontrar las razones para muchos de los problemas que nos aquejan, pero al mismo tiempo cuentan la inmensa cantidad de recursos que poseemos para solucionarlos? Tratemos de comprender la situación y sacarle provecho.

counseling-99740_640Muchas de las técnicas de psicología se basan en analizar las historias que los pacientes cuentan, buscar contradicciones en ellas y buscar la manera de reinterpretarlas (interpretarlas de una manera diferente) o resignificarlas (cambiar su significado). En otras palabras, cambiar las historias. La teoría conductual nos dice que la repetición de una conducta crea un patrón o tendencia. La PNL (Programación Neurolingüística) nos habla de las profecías de autocumplimiento, en la que nos repetimos tanto alguna frase o etiqueta, que buscamos la manera de cumplirla inconscientemente, sea para bien o para mal. El Modelo Contructivo-Narrativo de la Sistémica, nos dice que muchos de nuestros problemas se encuentran en los diálogos de las historias que nos contamos a nosotros y a los demás y que, a pesar de no poder cambiar el pasado, podemos cambiar la perspectiva de este modificando ese dialogo. En este momento te pediré hacer una pausa para leer mi artículo sobre Rotulación, antes de continuar con la lectura de este.

Si hiciste la pausa para leer el otro artículo, ya tendrás una idea sobre a dónde voy con este artículo. Ahora te pediré que trates de recordar algún suceso que te haya ocurrido. Has una pausa para pensar. Esa forma de recordarlo es la historia que te cuentas a ti mismo. Ahora, ¿recuerdas haberle contado esacoffee-667052_640 anécdota a alguien?, ¿se la contaste tal como la recordaste?, ¿te pusiste como la víctima, héroe o el que tiene la razón en esa historia? Trata de detenerte con cada pregunta y reflexionar al respecto. Vayamos a lo fuerte de esto. Si haz recordado ese suceso en más de una ocasión y lo has contado en más de una ocasión, te pregunto ¿cuántas veces han cambiado elementos en ese recuerdo o historia?, ¿puedes recordar con exactitud el evento original o no estás seguro? Piénsalo bien antes de continuar leyendo. Muchos de los recuerdos que aseguramos tener, se han ido modificando tanto con el tiempo, que se vuelve algo difícil identificar qué elementos continúan siendo parte del recuerdo original. Ahora permíteme plantear algo diferente. Según algunos estudios neurológicos, tenemos una parte del cerebro que está predispuesta a enfocarse en aspectos negativos. Es una forma evolutiva para prevenir y defendernos del peligro. En muchos, esto termina nublando los aspectos positivos o lo que “si está bien”, pero no significa que no seamos capaces de verlo. Ahora te preguntaré ¿Cuántos de tus recuerdos más accesibles son de sucesos negativos o están influidos por dichos aspectos negativos? No te sientas mal, te recuerdo que una parte de nuestro cerebro se encarga de mantener más frescos esos recuerdos.

Para terminar este artículo me permitiré sugerirte un ejercicio. Puedes hacerlo man-785568_640tanto como quieras y tan seguido como desees. Si puedes recordar algún suceso del que te arrepientas –todos tenemos unos cuantos de esos–. Ya que hayas escogido uno de esos recuerdos, solo uno; pregúntate a ti mismo: “Con lo que sabía, conocía y era capaz de hacer en ese momento ¿realmente pude hacer algo al respecto o hice solo lo que podía hacer en ese momento?, ¿qué cosas buenas y útiles aprendí de ese momento?”.

Muchas veces nos podemos sentir avergonzados o arrepentidos por hechos pasados diciendo: “Debí hacer…” o “Si tan sólo hubiera hecho…”. Te diré uno de los secretos más conocidos pero menos aceptados por la humanidad: “¡ELconversation-687877_640 HUBIERA NO EXISTE!, el pasado es pasado y no podemos cambiar el hecho, pero podemos verlo y recordarlo de diferente forma”. Cada uno de esos sucesos problemáticos que podemos recordar, están embebidos de aprendizajes y recursos que están a nuestro alcance y que nos ayudan a fortalecernos. Te deseo éxito en tu modificación de historias.

Me despediré por el momento. Muchas gracias a ti por tomarte el tiempo para esta lectura. Espero te sea de provecho. No olvides compartir el conocimiento con los demás, cuéntales tu historia y aprendizajes. Te invito a seguir este blog y a regresar cuando el interés te llame.

Mtro. César Guerrero. Psicoterapeuta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s