El bien del mal y el mal del bien

E05

Alguna vez te has preguntado: “¿Por qué me pasan cosas malas si hago cosas buenas?, ¿por qué se molestan conmigo si solo trato de ayudar? o ¿por qué hay gente que hace mal y le suceden cosas buenas?” Yo creo que en algún punto de nuestra vida, alguna de estas preguntas han cruzado por nuestra cabeza. Tal vez lo que tengo que decirte, mi estimado lector, te ayude o tal vez prefieras opinar diferente, pero sea cual sea tu decisión, asegúrate de leer antes de decidir.

Cuando hablamos de cuestiones como el “bien” o el “mal”, cada uno de nosotros puede tener una perspectiva muy diferente. Podemos decir que es relativo o subjetivo ya que depende de la percepción que cada uno tenga. Para algunos puede parecer “justo” que un delincuente atrapado por violación u homicidio sea sentenciado a muerte, otros pueden pensar que es “justo” que sufran lo mismo que sus víctimas, otras personas deciden perdonar diciendo que no sería justo que alguien más sufra. Repito, cada uno tiene su propia percepción de las cosas. Entonces te pregunto, mi estimado lector, si ¿a ti te parece “justo” el juzgar las acciones de otro en base a tus propias creencias? Suponiendo que tu o algún ser querido tuyo no ha sido víctima de ningún asalto, violación, etcétera, ¿dirías que tienes opinión en juzgar lo que otros deseen? Cada uno de nosotros manejamos y tomamos decisiones en nuestra vida de una forma diferente a los demás. Podemos tratar de venderle ideas a los demás, pero cada uno decide si comprar dicha idea. Han habido muchas guerras y conflictos en el mundo por esta incomprensión de los demás. Cuando se conquistaron las indias en las américas, los colonos vieron a los indígenas como inferiores y trataron de “convertirlos” a lo que ellos consideraban “salvaje”, pero lo hicieron de forma violenta. No trato de decir que todo sean así, hay mucha gente en el mundo que trata de hacer el bien para los demás. Ahora considera esto. La conquista de las américas se hizo de forma violenta, pero sin eso, no tendríamos la forma de vida que tenemos ahora. Podemos decir que de un mal, surgió un bien. Por el otro lado, los colonos pensaron que le estaban haciendo un bien a los “salvajes”, pero para éstos les hicieron un mal. ¿Me explico? En muchas ocasiones buscamos hacer un bien a alguien de la forma que conocemos, pero tal vez para la otra persona esto sea un mal. Podemos decir que una madre que sobreprotege a su hijo, se hace con la mejor intención de cuidarlo y protegerlo, pero puede resultar que el hijo lo perciba como una agresión, como una prisión de la cual intentará escapar con todas sus fuerzas para ser libre, pero al hacerlo, estaría lastimando a su madre. Hay padres que deciden no negarle nada a sus hijos, les permiten todo y les dan cariño de más, sus hijos terminan esperando que la sociedad haga lo mismo con ellos y al no recibirlo se rebelan en contra de la sociedad y les conlleva muchas frustraciones, y los padres seguirán preguntando por qué su hijo no es feliz si se le dio todo.

Puedes pensar por tu cuenta cuantos ejemplos quieras. Tal vez situaciones con tu pareja, con tus amigos, en el trabajo, en la escuela, etcétera. Pero permíteme plantearte o venderte otra idea. Muchos dicen que “piensa mal y acertarás”, pero en psicología le llamamos “paranoia”. Te propongo reflexionar un poco, cuando tengas algún conflicto, en pensar si la otra persona está tratando de lastimarte en verdad o si puede tener alguna intención de cuidarte o protegerte. No juzgues las cosas solo en base a lo que tu puedes creer y/o sentir, trata de ponerte en “los zapatos del otro” antes de juzgar. Pero tratayin-30446_640 de ser equitativo con tus pensamientos, no pienses solo en las cosas malas, dale una oportunidad a las cosas buenas, te aseguro que lo que encontrarás podrá sorprenderte. Muchas veces hago referencia al Tao, el yin y el yang y como todos nosotros tenemos una parte buena y una parte mala, hacemos el bien y el mal en diferentes medidas y dependiendo de la situación. Es decisión tuya si quieres hacer más bien que mal, pero toma en cuenta que aun cuando trates de hacer “el bien” no siempre resultará así para otros.

Me despido por el momento y te dejaré pensando en esta reflexión. Toma tu decisión y disfruta tu vida, ya que sólo te pertenece a ti. Toma en cuenta que entre más feliz seas tu, más felicidad podrás repartir a los que te rodean. Te invito a regresar en algún otro momento a leer alguno de los demás artículos que tengo a tu disposición. Te agradezco el tiempo que has tomado para leer esto.

Mtro. César Guerrero. Psicoterapeuta.

Anuncios

2 comments

  1. Dios le bendiga Maestro gracias por comartir su conocimiento, y este es un tema que a la mayoria de las personas nos interesa entender y es una excelente herramienta para terapia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s