Duelo: Enfrentando una pérdida

worried-girl-413690_640Algunos hemos perdido seres queridos en el camino de nuestra vida, otros tal vez aún no lo hayan experimentado. Algunos dicen que es bueno aguantar el dolor, contenerlo o retenerlo dentro de nosotros. Otros dicen que lo mejor es “sacarlo todo”, expresar el dolor y hablarlo con otros, compartir el dolor. ¿Cuál es la mejor opción? La respuesta tal vez te confunda, es ambas y ninguna a la vez. He hecho lo posible por tratar de expresar en diversos artículos cómo cada uno de nosotros es diferente y, por ende, necesita diferentes cosas. Retenerlo todo o sacarlo todo, son polos opuestos, el yin y el yang, blanco y negro. La cuestión es que ninguno de nosotros puede ser totalmente negro ni totalmente blanco. No podemos ser totalmente buenos ni totalmente malos. Al mismo tiempo nuestras opiniones, creencias y conductas varían entre un punto y otro según la circunstancia o el contexto lo amerite. Digamos que no somos totalistas, sino que nos movemos en la inmensidad de la escala de grises.

Comencemos por entender por qué nos duele tanto perder a un ser querido. Más allá de la obviedad de que perdemos a alguien que nos importa y por quién tenemos sentimientos de afecto y apego, sentimos como si perdiéramos una parte de nosotros, al depositario de dicho afecto. ¿Debe doler? Pero por supuesto que debe doler. Algunas personas dirán que aquel que no llora al perder a un ser querido es una persona “insensible” o que realmente no le importaba tanto dicha persona. La realidad es que no todos responden de la misma forma al dolor. Hay muchas personas que en vez de llorar, expresan su dolor de otra forma, pero eso no significa que no le importe. Hay personas que realizan fiestas en honor al difunto y cuentan anécdotas graciosas de la persona. A otras personas, les causó tanto dolor que entran en “shock” y no parecen mostrar ningún índice de dolor, malestar o sufrimiento, hasta un cierto tiempo después. Otras personas lloran cuanto pueden para sacar todo su dolor. Otras personas sabían con anticipación que la persona fallecería –tal vez debido a alguna enfermedad—y comenzaron su proceso de despedida y de dolor con tiempo antes, de manera que cuando la persona fallece, parecen superarlo más rápido. Creo que para este punto se está comprendiendo que el duelo no es más que un proceso de superación de una pérdida. Dicho proceso será diferente para cada persona. Algunos lo superarán más rápido, otros necesitarán mucho más tiempo, pero lo importante es que el proceso no se detenga.

Algunas personas tratan de consolar a aquellos que han sufrido una pérdida diciendo: “No llores. A … no le gustaría verte llorar”. Esta frase no ayuda mucho que digamos. Hay tantas frases que se dicen y realmente ninguna ayuda más que a recordarte que perdiste a dicha persona. En lo personal prefiero decirle a la gente: “No queda más que seguir viviendo y disfrutando de tu vida”. Para ser realistas, así es. No hay nada que se pueda hacer para recuperar o traer de vuelta a esa persona, lo único que queda es continuar viviendo. Por otro lado, es necesario decir que tenemos que dejar de ser egoístas cunado perdemos a alguien. Lo digo así porque es precisamente lo que se tiende a hacer, creer que uno es el único que perdió a dicha persona, cuando la realidad es que mucha gente a nuestro alrededor también perdió asilhouette-67202_640 dicha persona. Es interesante como en algunas culturas se hacen celebraciones, fiestas y reuniones para festejar la partida de nuestro ser querido a un lugar mejor o porque dejó de sufrir en este mundo. Hay muchas formas en que se lidia con el duelo y aún así, muchos tratan de limitarla a sólo las dos opciones que mencioné en un principio. Por esto, me permitiré darte un par de consejos para tu proceso de duelo o para que puedas ayudar a alguien con su proceso, solo recuerda que cada uno deberá ser a su tiempo y cuando la persona esté lista para hacerlo:

  • Despídete: Algunos dirán que no es posible despedirse de alguien que ya no está, pero esto se trata de estar en paz con uno mismo. Puede hacerse frente al ataúd, en el cementerio, ante la urna de cenizas, con una foto o a manera de oración. Es preferible hacerlo en voz alta, pero a algunos les funciona igual haciéndolo en lo privado de su mente. Para hacerlo te recomiendo que le expreses a esa persona las razones por las que le tenias tanto cariño y afecto. También expresa las cosas que no te agradaban tanto, es necesario cerrar el ciclo. Por último despídete con el cariño y afecto que sientes por esa persona.
  • Llora lo que necesites: Puede ser mucho o poco, solo tu sabrás cuánto necesitas llorar. Si eres de aquellos que no les gusta llorar en frente de otros, hazlo en privado, pero no olvides compartir lo que sientes con otros.
  • Retener y soltar: Escoge los tiempos que necesites para expresar lo que sientes y aquellos tiempos en los que necesites contenerte un poco. Tu sabrás en que medida hacerlo, mientras no detengas el proceso.
  • Apóyate en alguien: El dichoso “hombro para llorar” también implica compartir tu dolor. Como dije, no eres el único que perdió a un ser querido. Busca a alguien con quien puedas compartir tu dolor y que sepas, te será de consuelo y ayuda. No trates de hacerlo solo, es más fácil si tienes a alguien.
  • Continúa con tu vida: No se trata de olvidar a la persona, se trata de superar el dolor y poder recordar a la persona con cariño y sin dolor. Dejar de ir al trabajo, a la escuela, con tus amigos y demás, solo aumenta el dolor, ya que además de tener ese dolor, te sentirás solo y le darás más oportunidad al dolor de estar presente. Tampoco se trata de andar fingiendo por la calle que estás bien, se trata de continuar con tu vida y con tu proceso de superación.

Me despido por el momento y espero que estos pequeños consejos te sirvan a ti y a tus seres queridos. Te deseo éxito y te agradezco los minutos que dedicaste a esta lectura. Te invito a que sigas este blog y que lo compartas con otros a quienes consideres que les pueda ser de utilidad la información. Espero que regreses pronto y te des una vuelta por los otros artículos que hay aquí.

Mtro. César Guerrero. Psicoterapeuta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s