Relaciones de pareja: Una perspectiva diferente

Se acerca el día del amor y la amistad, por lo que me parece oportuno escribir un par de artículos sobre este tema que a tantos nos interesa. Somos una sociedad bastante enfocada en las relaciones amorosas y de afecto, las buscamos donde sea, en la escuela, en el trabajo, en reuniones con amigos, en claudia-messing-el-dificil-arte-de-formar-pareja-estable-diario-la-nacion-seccion-psicologia-y-saludel bar, en la calle, en las redes sociales y sitios de internet. La lista pudiese seguir y seguir, pero creo que se entiende el punto. No es solo el dónde buscamos dichas relaciones, también la información que buscamos acerca del tema: nuestros padres, nuestros amigos, en el internet, e incluso, en lugares esotéricos para que nos lean la mano, las cartas o el horóscopo. Hay incluso muchas páginas de internet con lecturas esotéricas como las que mencioné. Al final de todo, simplemente buscamos el amor, a quién amar y a alguien que nos ame.

La primera pregunta sería ¿qué es el amor? Lamentablemente nadie tiene una respuesta que dar, al menos no una genérica que le pudiese servir a muchos. Durante siglos, escritores, filósofos y pensadores han tratado de definir esta emoción o sentimiento, pero cada uno lo ha hecho dese su perspectiva. Incluso han habido algunos que aseguran que el amor no existe. Es tu elección decir si existe o no. Tal vez nunca lo has experimentado y no pierdes la esperanza de en algún momento sentirlo o tal vez lo has sentido pero con tantas definiciones y conceptos sobre el amor, no te diste cuenta que lo habías sentido. Una cosa es cierta, el amor es una sensación muy fuerte de apego que te une a otra11auer persona, sin importar si es del sexo opuesto o del mismo sexo. Bioquímicamente se dice que es una reacción del cuerpo ante estímulos provocados por reacciones químicas, causadas por compuestos químicos que libera nuestro cuerpo, hablo de las feromonas. Cada uno de nosotros tiene un olor característico que atrae a cierto tipo de personas. De aquí la frase “hay química”. Psicológicamente se tiende a explicar a través del dichoso “Complejo Edípico” o, su contraparte el “Complejo de Electra”. Ambos se refieren a lo mismo pero cada uno destinado a un género diferente. El complejo de Edipo en cierto punto nos expresa como un hombre busca una pareja que sea similar a su figura materna, mientras que el de Electra nos habla de una chica buscando una pareja similar a su figura paterna. Esta idea no le gusta a nadie excepto por los psicoanalistas que se convencen de ello. Tal vez les resulte pero no es una idea agradable para el resto de nosotros. Por esta razón propongo un pensamiento diferente salido de la teoría sistémica.

Ya he mencionado con anterioridad en otros artículos que la familia en la que crecemos –entiéndase por el grupo de personas con el que crecimos, sea por relación sanguínea o no—tiene una influencia muy fuerte en el tipo de relaciones que tenemos en nuestros grupos extensos, incluyendo amigos y parejas. Inconscientemente más que consciente, buscamos relaciones que sean similares o parecidas de alguna forma a aquella relación que vivimos en nuestra familia. La forma en que nos relacionamos con nuestras figuras paternas representa nuestra forma de lidiar con otras figuras de autoridad. Nuestros amigos representan aquello que buscamos o necesitamos de nuestra relación con hermanos. La pareja representa la forma de relacionarse de nuestros padres o, en el caso de padres solteros, el cómo se relacionaban éstos con sus parejas. Pudiéramos decir que buscamos una pareja con la cual podamos tener un tipo de relación similar a la que aprendimos de nuestros padres, porque nos hace sentir que estamos en “terreno conocido”. Lo importante de todo esto y que me parece necesario hacer énfasis es respecto sin-tt14-e1354155752468a la parte “inconsciente” y al término “similar”. Alguno de ustedes, lectores, podrán decir que si encuentran cierta similitud entre su relación actual a la forma en que percibieron la relación de sus padres, eso es porque lo tienen un poco más consciente que los demás. Otros podrán decir, con todo su derecho, que esto no es cierto, es aquí donde entra el inconsciente. Te puedo asegurar que si “escarbamos” lo suficiente buscando una relación o similitud, la encontraremos. No hablo de “igual”, sino de “similar”, y por similar podemos tener una enorme escala de niveles. Puede ser muy similar o poco similar. Este pensamiento también nos ayuda mucho a entender cuáles son nuestros miedos dentro de una relación de pareja o por qué algunos temen al amor. Eres libre de elegir y siempre lo has sido. Este pequeño artículo es solo una forma de ayudarte a conocerte mejor.

Me despediré por el momento agradeciéndote por haberte tomado el tiempo para esta lectura y te invito a que revises alguno de los otros artículos, tal vez haya algo que te interese. También te invito a regresar periódicamente a revisar los nuevos post y a que compartas esta información con alguien más a quién consideres que le pueda ser útil.

Mtro. César Guerrero. Psicoterapeuta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s