Contratar al personal apropiado para el trabajo apropiado

verbal1Si bien he tenido muchos conocidos y pacientes que trabajan en el área laboral de psicología encargados de la selección de personal, muchos de ellos no han sabido la importante labor que desempeñan. No se trata solo de hacer que contraten a una persona. Realmente la función es contratar a la persona adecuada para el trabajo adecuado. Se hacen un par de pruebas, algunas preguntas en entrevista, se revisa el currículo y ya. Pero cada uno de estos elementos tiene un trasfondo mucho más profundo. Este artículo está dirigido a aquellos que trabajen en el área de recursos humanos o selección de personal; y para aquellos que deseen aumentar sus posibilidades de tener una entrevista fructuosa.

Comencemos con aquellos que trabajan en recursos humanos. Lo primero que necesitas hacer es reconocer la importancia de tu labor. Si seleccionas a una persona para un cierto puesto con la sola idea de cubrir una vacante, te enfrentarás a un índice de rotación. Ya sea que la persona no sea capaz de desempeñar la labor, que no le guste o que a los supervisores no les agrade. Si ese es el caso, tu no estarás cumpliendo tu labor apropiadamente y la próxima vacante libre, será la tuya. Descuida, te diré que puedes hacer para cuidar tu trabajo, recibir felicitaciones e incluso ser promovido –según tu desempeño—:

  1. Infórmate del trabajo que estas tratando de cubrir: Muchas empresas o instituciones te dan el nombre de la vacante y un perfil necesario muy poco específico. Cierto, es en parte responsabilidad de la empresa especificar qué tipo de persona requiere, pero también es parte de tu trabajo saber que funciones deberá desempeñar la persona a contratar. Tomará algo de tiempo y esfuerzo al principio mientras te familiarizas con todos los tipos de puestos, pero valdrá la pena y te ahorrará mucho más trabajo del que te imaginas. Si cambias de empresa será necesario iniciar el proceso nuevamente ya que cada empresa es diferente y requiere de cosas diferentes.
  2. Habilidades, conocimientos, valores y personalidad: Cuando tengas el perfil detallado y específico de cada puesto, ahora el trabajo será seleccionar a la persona. Toma en cuenta que cada persona es diferente en cuanto a sus habilidades (lo que puede hacer), sus conocimientos (lo que sabe hacer), sus valores (lo que está dispuesto a hacer) y su personalidad (cómo desempeñará las anteriores). Las primeras dos cualidades pueden obtenerse y desarrollarse en el transcurso de la vida laboral, pero los valores y la personalidad determinarán si está dispuesto a cumplir sus funciones y cómo lo hará. Ninguna de estas cualidades debe tomarse a la ligera al seleccionar a una persona para un trabajo.
  3. El trabajo del otro es tan importante como el tuyo: Si estas apegado al sistema de valores y la misión de la empresa en la que trabajas, buscaras protegerla. Esto implica que tomarás cuidado extra al contratar a una persona “dudosa” que pudiese perjudicar a la empresa. Recuerda que las personas que contrates son tu responsabilidad.
  4. Cuidado con los test que aplicas: Esto pudiese ser una recomendación muy básica, pero es de suma importancia. Muchos solo “pasan” las pruebas para que el otro las conteste y se encargan de revisar los resultados. Date algo de tiempo para conocer los reactivos de los test, qué preguntan, qué buscan y qué reactivos están relacionados con otros. Conocer tus herramientas de trabajo sin menospreciarlas. Sería como un soldado que va a la guerra sin saber cómo usar un arma.
  5. Ve más allá de una simple entrevista: Las entrevistas por lo común solo preguntan información básica que ya está incluida en el currículo. Ve más allá, pregunta por sus pasatiempos, sus actividades fuera del trabajo, su relación con la familia y los amigos; sus aspiraciones en la vida, sus motivos para querer trabajar ahí. Esto te dará un panorama increíblemente amplio sobre cómo se desempeñará en el trabajo y será información que no aparecerá en las pruebas. También, dependiendo del puesto, puedes plantearle alguna situación problemática común en el puesto que está solicitando para evaluar su reacción y su forma de pensar.
  6. Seguimiento: De vez en cuando, dale una vuelta a tus contratados para ver cómo se sienten en su puesto. Tu trabajo no termina al contratarlos, hay que mantenerlos motivados. No tienes que estar detrás de ellos constantemente, pero el hecho de ir a buscarlos para una plática amistosa, los hará sentirse protegidos y les dará motivación extra en su trabajo.

Ahora, para aquellos que vaya a una entrevista, aquí les doy unos consejos muy básicos:

  • Cuida tu imagen: La higiene y arreglo personal dicen mucho de una persona. Asegúrate de ir bien vestido, con colores simples y pocos accesorios. Hay personas que tratan de ir a sus entrevistas con sus mejores ropas y llenos de accesorios. Esto solo muestra a una persona que da una imagen de superioridad. Recuerda que vas a PEDIR trabajo, no a demandar trabajo porque eres “lo mejor que le pasó al mundo”.
  • Cuida tu postura: Tu postura habla mucho más de ti de lo que te imaginas. Camina y siéntate derecho, con la espalda recta, los hombros hacia atrás. Esta postura es de una persona con seguridad. Al estar sentado, cruza una pierna y descansa tus manos en tus piernas. Esta pose refleja tranquilidad y confianza. Durante la entrevista no te inclines hacia delante ni pongas tus manos o brazos sobre el escritorio. Esta es una imagen imponente y demandante.
  • Se honesto en tus respuestas: Es mejor decir que no sabes hacer algo pero que estás dispuesto a aprender, que decir que si sabes y te atrapen en la mentira.
  • Relájate y sonríe: Recuerda que vas a una plática amistosa sobre ti mismo, no a un juicio. Sonríe y muéstrate dispuesto a responder, la entrevista será más llevadera. Claro que si ves que a tu entrevistador no le hace gracia, muéstrate serio de poco en poco para que no se te vea forzado o temeroso, sino adaptativo.

Bien, este artículo ya se extendió más de lo que hubiese querido pero espero te sea de utilidad. Recuerda que estos consejos, aunque funcionan en la mayoría de los casos, hay otros casos que tendrás que identificar por ti mismo y adaptarlos. Te agradezco la atención que has puesto a esta lectura y te invito a volver en otra ocasión. Puedes dar click en el botón de Follow o Seguir para recibir notificaciones de nuevos artículos, o dejar un comentario si te parece pertinente.

Mtro. César Guerrero. Psicoterapeuta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s