Contacto físico vs Redes sociales

Ya tenía algo de tiempo queriendo escribir sobre este tema. Simplemente no sabía cómo realizarlo. Ha llamado tanto mi atención cada vez que atiendo a un paciente, cuando me encuentro dando alguna clase o incluso cuando me encuentro en alguna reunión con amigos, en una fiesta o en un bar; la gente está dentro de un smartphone, tablet o, dependiendo de las circunstancias, un computador. ¿Haciendo qué? Están mandando mensajes de texto, pulsando el Social media communication conceptbotón de “me gusta” o “like”, subiendo o viendo fotografías o vídeos, agregando “comentarios”, “chateando”, etcétera. Esto lo hacen como una forma de conexión interpersonal con tantas personas como el internet sea capaz de proporcionarnos un enlace. Pero hay algo extraño con lo que acabo de plantear. Están socializando a través de una pantalla teniendo gente real frente a ellos. ¿Por qué? Por un lado tomemos en cuenta la necesidad que todos tenemos para comunicarnos y relacionarnos con otros. Te invito a leer otro de mis artículos para no caer en redundancias: Relaciones interpersonales y la comunicación.

Aún así, esto no termina por explicarlo. Después de todo, estamos hablando que la gente está socializando a través de una pantalla teniendo gente real de “carne y hueso” frente a ellos, así que vayamos al otro punto. La gente, poco a poco está desplazando la interrelación física por una virtual o on-line. Si bien sabemos, las relaciones interpersonales son difíciles por muchas cuestiones. Por otro lado, desde la aparición del internet y sus programas o sitios de interacción por mensajería o chat, le han dado a muchos una oportunidad muy grande de expandir sus horizontes relacionales. Piénsalo de esta forma: Todos buscamos personas o grupos sociales en los cuales “encajar” o “sentirnos a gusto”, pero esto es difícil de encontrar en un salón de clases, con los compañeros de trabajo y, en muchos casos, incluso en la familia. Es difícil porque estos son grupos de personas que nos son “impuestos”. Esa frase que muchos dicen: “Yo no escogí nacer en esta familia”. Es muy similar a nuestros compañeros de clase o de trabajo, nosotros no los escogemos, pero si escogemos a algunos cuantos de entre dicho grupo de personas para ser más cercanos a nosotros, para que sean nuestro grupo cercano. Si tan solo hubiese una forma de poder seleccionar a las personas con quién queramos interactuar. Tu sabes a lo que me refiero. La posibilidad de agregar, aceptar o bloquear personas según queramos o no tener una conversación. Si tan solo hubiera una forma de encontrar fácilmente grupos de personas con intereses similares a los nuestros. Bien, me parece que ya fue suficiente sarcasmo por el momento, ¿no crees? El internet, las redes sociales, los salones de chat y los servicios de mensajería nos han permitido hacer todo esto. Podemos escoger con quién compartir aquello que nos gusta y lo que no.

Se tiende a decir que a través del internet puedes conocer a la gente de manera más “genuina” debido a que muchos pierden el miedo de expresarse abiertamente. Pero también es cierto que muchos crean identidades falsas, ya sea porque les disgusta mucho o se avergüenzan de quienes son “allá afuera” o, en otros casos, los “predadores”, aquellos que buscan aprovecharse de otras personas con la ventaja de que se desconozca su verdadera identidad.redes También, estas redes sociales se han convertido en un refugio para todos aquellos que se muestren tímidos con la sociedad o que tengan dificultades para relacionarse físicamente. No estoy hablando de que el relacionarse o convivir a través de las redes sea algo malo, al contrario, es bastante benéfico para muchas cuestiones. Sin embargo, lo que si quiero puntualizar es que no se usen las redes sociales como una forma de esconderse o evitar el relacionarse físicamente con las personas que tienes a tu alrededor. Que una cosa complemente a la otra, que no la desplace. No he escuchado a ninguna persona que al preguntarle si tiene la misma sensación cuando alguien le abraza, le besa, le acaricia o le hace algún cumplido viéndole a la cara; que si le mandan una “emoción” (los conjuntos de signos para representar un gesto), una imagen, un audio o vídeo. Nadie ha contestado que prefiere lo último. Una pantalla no te abrazará para darte cariño o calor cuando estés preocupado, triste o enfermo. Las redes sociales no podrán satisfacer por completo las necesidades relacionales físicas de una persona. Vuelvo a repetir, que una cosa no desplace a la otra, permitamos que se complementen.

Bien, me despediré por el momento no sin antes agradecerte los minutos que dedicas a leer este humilde blog y te invito a leer alguno de mis distintos artículos, espero te agraden.

Mtro. César Guerrero. Psicoterapeuta.

Anuncios

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s